domingo, 28 de enero de 2007

DEMASIADO SEXO


Un amigo anónimo se atreve a compatir su problema con nosotros, y es uno que a muchos les gustaría tener... A pesar de eso, ayudémoslo a encontrar solución a su dilema. Les recuerdo que para que sus anécdotas, dramas y dudas existenciales sean publicados, deben enviarlos al mail ignacio.namiboga@gmail.com



Tengo el siguiente problema: No puedo parar de coger. Sí lo sé. Esa es una virtud, dirían las féminas. Este asunto comenzó hace unos cinco años. En mis tiempos de soltería no tenía problema alguno. Al contrario, me tiraba al menos a tres o cuatro mujeres por semana. Incluso algunas, varias veces al día a distintas horas. Mi especialidad el sexo oral. Como ningún otro, hago chillar a las féminas. Mi lengua está bien afilada. Recuerdo a una en particular. Se llamaba Carola. Ella lo usaba al rape. Era colorina y bajita. Una vez estuve 45 minutos con mi lengua dentro de su vagina. Lloró de placer. Después me rogaba para que le succionara su flor. El problema es que hace poco contraje nupcias, pero no puedo parar de coger. Incluso, cuando salgo a las discos con mis amigos, termino cogiendo con cualquiera. Otro problema es que mis amigos me molestan porque no dejo fémina parada. Todo lo que se me cruza me lo cojo. La verdad es que estoy medio aburrido. Si se te ocurre algo dímelo hermano porque ando medio desesperado.

9 comentarios:

Mr. Problem dijo...

No sé si aconsejarlo o pedirle un consejo. Parece que es un amante experto, y eso le trae dividendos. Sin embargo, no logro comprender si su problema es el exceso de sexo o la culpa por engañar a su mujer. Si es lo primero, yo no me preocuparía. Usted debe darle hasta que duela, como dijo el santo, y no cuestionarse tanto. Después de todo, si coge mucho debe ser porque le gusta, así que no vale la pena privarse de uno de los pocos placeres que hay en esta vida. Ahora bien, si su problema es de índole valórico-moral o ético-amoroso, lo que debe hacer es evitar las tentaciones. No salga tanto con esos amigos cacheros. Prefiera la vida hogareña, con un buen vino y unos quesitos para agasajar a su señora. Aproveche de hacerle el amor a ella, y no arriesgue una enfermedad venérea causada por sexo casual. Además, leyéndolo, también se evitaría una posible infección bucal o un par de caries. Cómprese un cepillo de dientes especial para limpiar la lengua, y deje madera para la vejez. GOLOSO.

Anónimo dijo...

JAJAJA
está divertido el blog

cachero de las pampas dijo...

Hay que tirar y tirar, que el mundo se va a acabar... Además, uno nunca sabe lo que puede pasar mañana. Aprovecha mientras te dé el cuero.

Dr. Pene dijo...

Un estudio dice que quienes tienen sexo por sobre la media tienen más posibilidades de morir jóvenes. Esto se da porque es un segmento más propenso a correr riesgos tanto venéreos como de crímenes pasionales.
No lo tomen para la chacota... Es recomendable tratar la enfermedad que agrupa a los sátiros y ninfómanas.

Marilú dijo...

Jajaja... quién es el autor de este dilema? Para de cachetonearte!!!

Pero en serio, ¿para qué te casaste si vas a cagar a tu mina? ¿O ella tiene la misma libertad? Trata, al menos, de no contagiarla con nada...

Y para solucionarlo... pues en buen mexicano, chíngate un cactus. Yo creo que con eso te baja la libido seguro.

Negrosuperstar dijo...

Recomiendo unas cuantas gotas de metapío en el glande. Con seguridad su aparato tomará un descanso.
SALUD!
NS

Ricardo dijo...

Esto me recuerda a la columna del profesor Max Turben...

chilesiguesocialista dijo...

Cachetón cachero...

LA ESTUDIANTE QUE APRENDE. dijo...

Quien le cree al gozador?

ajajaja creo que muchas flores...vienen de cerca los piropos jaja

saludos!