lunes, 22 de enero de 2007

MALDITOS HONGOS




Ya nos llegó el primer mail. Por razones obvias, el autor no quiso firmar ni que se sepa su dirección de mail. Esto es posible gracias a que todos los textos son procesados primero en la dirección ignacio.namiboga@gmail.com Luego son subidos a la página.

Mi problema es serio. Llevo 5 años con un problema de hongos en los pies, que no puedo arreglar. Me tengo que echar talco en los pies todos los días, pero en verano eso no sirve mucho. La enfermedad se llama onicomicosis. Te traspiran las patas y eso produce un ardor que te va quemando la piel. Del olor, ni hablar. Mi atado más grande es acostarme en un lugar que no es mi casa, porque no te puedes sacar los zapatos. Por ende, la vida sexual se ve muy perjudicada. Una vez me enganché una minita, me la llevé a un motel y tanto me insistió que tuve que sacarme los zapatos. Empezó a salir un olor tan fuerte que me dejó tirado, con carpa levantada y todo. Unos amigos saben de mi problema y al principio me agarraban pal webeo. Uno incluso hizo una arcada una vez. Mala onda igual. Pero con el tiempo ahora igual respetan.
Eso no más. Saludos a los morbosos del blog. Chau.

7 comentarios:

Mr. Problem dijo...

No sé cómo un tratamiento de 5 años puede no funcionar. Eso si es que en verdad llevas ese tiempo en tratamiento... Pero sin duda lo más duro debe ser sentir ese olor a queso cada vez que te sacas los zapatos. Como consejo, para la vida sexual inclinarse por las posiciones que no impliquen sacarse la ropa ("La Paraguaya", "La pichula Barros Luco", "La del Indio Pícaro", "El Teto" y todas aquellas que son propias del sexo casual y rápido). Un abrazo, y gracias por la confianza.

Negrosuperstar dijo...

Hay que comenzar a ocupar el bidet cabrito. El cloro también funciona. Dale.
NS

sofia dijo...

echate nitrato de zinc. es un polvo blanco y lo venden en todas las farmacias...si eso no funciona, estamos mal cabrito y solo te queda foyarte a la pitufina que probablemente ya habita entre ese espacio detras de tu dedo chico

Anónimo dijo...

Lávate las patas, weón cochino

la máquina dijo...

Los hongos o fungis son organismos extraños, pero queribles. Por generaciones han sido utilizados como acompañamientos culinarios. No es raro encontrarlos en salsas, platos exóticos o inclusos en tablas vegetarianas... Pero en las patas??...
Si es que ya no los puedes evitar. Si tu pie de atleta supera cualquier talco o loción... prueba con mayonesa, salsa golf o cualquier aderezo con toquecitos de ajo. Quizás puedes aprovechar tus callampas con un trago o resfrigerio. ¡Piénsalo!

Uzeb dijo...

Secate las patitas con confor despues de cada ducha. Bota todos los zapatos infectados o lavalos con cloro.

Anónimo dijo...

A mí me pasó algo parecido, pero al revés. La mina con la que andaba tenía un olor asqueroso en las patas. Terminé culeando casi siempre a la rápida, pa que no alcanzara a sacarse la ropa. Y cuando no se podía pasar piola habia que respirar por la boca no más, y sacarse la idea de la cabeza. En todo caso, dicen que siempre es mejor respirar por la boca cuando se culea.
Te entiendo, man. Ojalá que se te pase la weá.